Anécdotas de Santos

imagenes cristianas

Vamos a aprender y divertirnos al mismo tiempo con anécdotas de Santos. Escogemos a San Bernardo:

Antes de iniciar su vida monástica, San Bernardo, un joven muy elegante, de buen aspecto, se encontraba cabalgando lejos de su casa con sus amigos. Ante la caída de la noche tuvieron que buscar un alojamiento. Encontraron una casa y la dueña insistió en que Bernardo, como jefe del grupo que era, ocupase una habitación separada. Durante la noche, la mujer se presentó en la habitación con intenciones deshonestas. Bernardo, en cuanto se dio cuenta de lo que se avecinaba, fingió con gran presencia de ánimo que se trataba de un intento de robo, y con toda su fuerza empezó a gritar:

  • ¡Laaaadorens, ladrones!

La intrusa se alejó rápidamente. Al día siguiente, cuando el grupo se marchaba cabalgando, sus amigos empezaron a bromear acerca del imaginario robo, pero Bernardo, contesto con toda la tranquilidad:

  • No fue ningún sueño. El ladrón entro indudablemente en la habitación, pero no para robarme el oro y la plata, sino algo de mucho más valor.

 

imagenes cristianasLa fama de San Francisco de Sales como buen predicador se iba extendiendo entre la gente…Algunos fieles, más que escuchar la Palabra de Dios, acudían a escuchar la palabra del predicador. Y algunos de estos oyentes comentaban después de oír el sermón:

  • ¡Qué bien le viene esto a fulanito!

Enterado Francisco del comentario, dijo:

  • Cuando son invitados a un banquete, cada uno come para sí…acá, por el contrario, se pasan de educados, porque no escogen nada para ustedes, sino que todo lo reparten a los demás…

 

Cuentan que San Felipe acostumbraba a saludar a sus amigos con estas palabras:

  • Y bien, hermanos, ¿Cuándo vamos a empezar a ser mejores?

Si éstos les preguntaban que debían hacer para mejorar, les explicaba y los llevaba consigo a cuidar a los enfermos de los hospitales y a visitar las siete iglesias, que era una de sus devociones favoritas.

imagenes cristianas

imagenes cristianas

imagenes cristianas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *