Sus brazos siempre estarán disponible

La paz eterna llegará a tu vida cuando aceptes al señor dentro de ti. Sus manos siempre estarán para apoyarte en lo que necesites, y son estas mismas las que finalmente te guiarán el camino al cielo y la vida eterna. Es por eso que debes hacer el bien en la tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *